Estadisticas

lunes, 10 de julio de 2017

SABOR A MUERTE, de P. D. James


Por  Cris “Marple” Asensio


Con esta reseña quiero acercaros a una autora que, aunque bastante conocida, considero que no ha sido tan leída como merece. Yo la descubrí a finales de los 80, con esta novela que presento, y fue una revelación.

En 1986, la revista Times dedicó a P. D. James honores de portada, considerándola una ilustre continuadora de Agatha Christie, calificativo que en mi opinión no le hace justicia. 

Sus tramas son más sólidas y elaboradas, la caracterización de sus personajes más profunda, la recreación ambiental mejor conseguida y la calidad literaria muy superior. Para ella el whodunit, el esclarecimiento del crimen que abre convencionalmente la novela enigma, no es lo más importante. Me interesan, dice, los efectos que causan en el individuo los desastres y las catástrofes sociales. La estructura del crimen, el detective, las pistas, el descubrimiento final me es muy útil para el tipo de investigación social que pretendo, le da una base psicológica importante.

Phyllis Dorothy White, James es su apellido de casada, nació en Oxford en 1920, aunque pronto se trasladó a Cambridge, donde cursó sus estudios. Empezó a trabajar muy joven y a escribir tarde, después de ejercer una serie de oficios que influirían decisivamente en su creación literaria.

 Durante la Segunda Guerra Mundial, trabajó como enfermera de la Cruz Roja. Esta experiencia, como ella afirma, le sirvió para conocer de cerca el dolor, la muerte y la desesperación, así como la reacción de los seres humanos ante situaciones extremas. En 1949 empezó a trabajar para el Servicio Nacional de Sanidad y en 1969 ingresó en el Home Office, donde desempeñó diversos cargos en el servicio forense del departamento de policía. Este empleo le proporcionó no solo los profundos conocimientos de metodología policial y forense con los que da a sus obras un inigualable tono de verosimilitud, sino la motivación que la llevaría a escribir una serie de novelas policiacas de gran nivel humano y literario.

Sabor a muerte es la novela que la autora siempre recomendaba para comenzar su obra, según cuenta Paco Camarasa en su imprescindible Sangre en los estantes. La obra comienza con el hallazgo, en la iglesia de St Mathew, de dos cuerpos degollados en medio de un charco de sangre. Uno es bien conocido en la parroquia, se trata de un vagabundo de la vecindad, sorprende sin embargo la identidad de la segunda víctima,  Sir Paul Berowne, ex ministro de la Corona. La singularidad de esta coincidencia en las muertes de dos personas que aparentemente no tienen nada en común inquieta al comandante Adam Dalgliesh, encargado del caso. Un investigador  de carácter valiente, tenaz, empático con la gente, que exige a sus subordinados integridad, dedicación y eficacia,  que dirige una brigada destinada a investigar homicidios de especial dificultad.

 En el transcurso de la investigación, se topará con una serie  de interrogantes a los que deberá encontrar respuesta para llegar al esclarecimiento de los hechos: ¿Qué sucedió en una fiesta a orillas del Támesis en la que murió ahogada una joven?  ¿En qué medida están relacionados una vieja solterona que ronda por la iglesia, el huérfano al que protege, el amargado cuñado de Berowne y su hija?

Como es habitual en las novelas de esta autora, Adam Dalgliesh, especializado en Derecho, con una amplia cultura que abarca sólidos conocimientos en pintura, arquitectura y literatura y  ha publicado varios libros de poemas, contará con la colaboración de la inspectora Kate Mikin, el contrapunto del comandante y el personaje más potente de esta obra, pues pese a su origen humilde, salió de la pobreza con disciplina y esfuerzo, y representa la reafirmación de la mujer en el mundo laboral.

   P. D. James murió en 2014. Su legado incluye, entre otras,  14 novelas con esta pareja de investigadores. Con Sabor a muerte, ganó en 1988 el Gran Prix de la Litterature Policière, y está considerada una de las 100 mejores novelas negrocriminales de la Historia.

martes, 4 de julio de 2017

SE BUSCA TORMO NEGRO 2017


¿No sabes cómo matar el rato este verano? Aquí van cuatro crímenes perfectos para lograrlo, las cuatro obras finalistas del Tormo Negro, el premio al mejor libro leído durante el curso por las Casas Ahorcadas.


Crímenes exquisitos, de Nieves Abarca y Vicente Garrido. Un asesino en serie que se inspira en obras de arte asola La Coruña. Para atraparlo, la inspectora Valentina Negro y el famoso criminólogo Javier San Juan se verán sumidos en una compleja trama de sectas secretas, trata de blancas y corrupción política repleta de sadomasoquismo, acción y violencia explícita. Una obra visual y adictiva como una serie de televisión, mortal de necesidad en playas y piscinas sin toneladas de crema solar, por ser imposible soltar sus 800 páginas hasta llegar a la última.
 
 Yeruldelger. Muertos en la estepa, de Ian Manook. Una niña muerta en medio de la estepa de Mongolia. Unos chinos salvajemente asesinados en Ulán Bator. Y por si no fuera suficiente para el atormentado comisario Yeruldelgger,  alguien está conspirando para echarlo de la policía, alguien que conoce muy bien sus puntos débiles y qué ocurrió realmente con su hija muerta. Así es la novela negra francesa más premiada de los últimos tiempos, un apasionante thriller que combina a la perfección personajes potentes y atormentados, intrincadas tramas sociopolíticas y una cuidada ambientación, en la exótica y desconocida tierra de Gengis Kan.
  Vestido de novia, Pierre Lemaître. Sophie está perdiendo la cabeza. Desde hace años, tiene episodios de amnesia. Cosas que desaparecen de sitio. Cosas que no recuerda haber hecho. Y ahora… ahora esto. Y esto es el cadáver del niño al que se supone que estaba cuidando. Así comienza esta angustiosa novela de suspense digna del mismísimo Hitchcock, donde las sorpresas se suceden y nada es lo que parece, salvo su autor. Porque sin duda que Pierre es el gran le Maitre del thriller europeo.
 El ángulo muerto, de Aro Sainz de la Maza. En la Barcelona en crisis, a nadie le importa el estrangulamiento de una becaria dedicada al cobro de morosos. Solo a Milo Malart. Un inspector obsesivo y antisocial con un don extraordinario para meterse en la piel de los criminales, y una desesperante incapacidad para hacerlo en la de sus colegas. La novela más contundente y transparente sobre la crisis, una historia de trama muy cerebral, pero escrita con las tripas, que se devora en dos días pero con tanta bilis que cuesta semanas digerirla.

 
Recapitulando:
 
Si eres fan de Mentes criminales, sírvete un ejemplar de “Crímenes exquisitos”.
Si te gusta conocer nuevas culturas, compra un billete a Mongolia de la mano de Yeruldelgger.
Si te conoces todos los trucos del mago del suspense, sácate de la chistera un ejemplar de Vestido de novia.
Y si piensas que la crisis es cosa de Grecia y Petros Markaris, asómate a El ángulo muerto de nuestro país.
Mejor, léelos todos y ven a las Casas Ahorcadas el 22 de septiembre, a ayudarnos a elegir el próximo Tormo Negro.

 
 Te esperamos.

 

miércoles, 28 de junio de 2017

-V ENCUENTRO DE NOVELA CRIMINAL LAS CASAS AHORCADAS


 
Por Irina Romero, la benjamina de la tribu.

Viernes 16 de junio de 2017:

Comenzamos el encuentro con unas palabras de todos los patrocinadores: D. Ángel Tomás, Delegado de la Junta de Comunidades de Castilla- La Mancha, Dña. Marta Segarra, Concejala de Cultura del Ayuntamiento de Cuenca,  D. Ramón Freire, en representación de la Vicerrectora de Cultura y Extensión Universitaria de la Universidad de Castilla-La Mancha Dña. María Ángeles Zurilla, y D. Antonio López, gerente de la empresa de material eléctrico Masfarné.
Acto seguido Domingo Villar nos deleitó con un ingenioso pregón-romance. ¡A ver quién supera eso el año que viene! En mi opinión, fue de las mejores cosas que tuvo el festival. ¡Solo espero que tanto Domingo como su mujer ya sepan lo que es un Tormo!

Acabado este increíble pregón, dimos paso a una curiosa exhibición de katana de la mano de Carlos Bassas. Nunca había visto una katana de verdad, y menos tan de cerca, porque estaba en la 1ª fila. Me pareció una forma muy original de presentar el encuentro, sobre todo este año, habiendo leído en el club novelas negras japonesas. Fue un acto muy corto pero intenso gracias a la destreza de este gran samurái.

Tras un descanso para la firma de ejemplares de Carlos Bassas y Domingo Villar, llegó el momento de otros dos grandes autores, Lorenzo Silva y Víctor del Árbol, entrevistados por Sergio Vera. Indagamos por sus formas de escribir, en las que existen notables diferencias. La entrevista se basó fundamentalmente en el método VERA (Víctima, Escenario, Reconstrucción de los hechos y Autor), con el que fue más fácil conocer sus pensamientos y motivaciones a la hora de comenzar un nuevo relato.
Aunque solo he podido leer una obra de Lorenzo Silva (El lejano país de los estanques), que me gustó mucho, tenía muchas preguntas sobre esa novela y esta mesa me pareció muy interesante porque consiguió resolver la mayoría de dudas que rondaban por mi cabeza. Al concluir la entrevista, creo que conocimos a los autores de una forma más personal e íntima al abrirnos su mente y compartir con nosotros su estilo al escribir.

Lorenzo y Víctor nos cedieron una última marca, la más personal de todas, firmando sus ejemplares. En ese momento pude intercambiar algunas palabras con ellos. Me hizo especial ilusión fue poder hablar con Lorenzo Silva porque pude hacerle saber lo mucho que me está gustando la saga de Bevilacqua y Chamorro y mis intenciones de leerla entera. También le pregunté si habrá más entregas de la saga en un futuro, a lo que él me contestó que por supuesto. Fue muy amable conmigo y una persona encantadora.

Después de la firma de sus libros, hubo un cambio de programa por lo que fue el turno de Carlos Salem quién recitó algunos de sus versos. Por desgracia no pude asistir, pero seguro que este cambio de planes no dejó descontento a nadie.

Este día acabó en la Ronería de La Habana, con la dramatización de relatos de la mano de Mona León Siminiani y Fermín Agustí, directora y productor del programa de la cadena SER Negra y Criminal.

 
·         Sábado 17 de junio de 2017:

 Comenzamos el día con el taller infantil Misterios y gabardinas. Continuamos con la sorprendente charla sobre ciencia forense a cargo del profesor J.M. Mulet. Me pareció muy interesante porque siempre me ha llamado bastante la atención el mundo de la criminología y cómo funciona, y esta charla vino de perlas para saciar mi curiosidad. Al finalizar, hubo un descanso y J.M. Mulet firmó todos sus ejemplares.
 
Tras el descanso, vino una mesa que me pareció lo mejor del encuentro. Trataba sobre la igualdad de género dentro de la novela negra. Esta charla fue presidida por Carlos Bassas y Rosa Ribas. Por las situaciones machistas que Rosa vivió y nos contó, pienso que esta mesa era necesaria para concienciar a los lectores y los autores de que lo importante es la literatura, dejando a un lado si el que ha escrito un libro es mujer u hombre. Carlos también propuso un test, en el que eligió 10 textos de varias novelas en el que se tendría que adivinar si el autor de cada uno es hombre o mujer, para ver si es verdad que hay diferencias a la hora de escribir. En algo que estuvimos de acuerdo todos es que no debería haber más mesas de este tipo, ya que tratar estos temas en los tiempos que corren es un poco deprimente.

 
Llegada la tarde, continuamos este maravilloso encuentro con una pequeña introducción e historia sobre el género negro, recordando las mejores sagas de cada época. Esta charla fue posible gracias a Alex Martín Escribá y Javier Sánchez Zapatero, directores del Congreso de Novela y Cine negro de la Universidad de Salamanca. Ya que acabo de empezar a aficionarme a este género, este acto me vino muy bien para conocer mejor los autores más famosos y las sagas más populares de la novela negra española.

Después de un descanso y más firmas de ejemplares, hablamos un poco sobre cine negro con la película rodada en Cuenca De púrpura y escarlata. Carlos Bassas charló con Juanra Fernández, director y guionista de la cinta, sobre su rodaje y desarrollo. Continuamos viendo algunas escenas de la película y el acto concluyó con un breve descanso.

Después, seguimos con una mesa sobre por qué hay tan poco sexo dentro de la novela negra, protagonizada por Nieves Abarca, Jon Arretxe, Rosa Ribas y Carlos Salem. Cada autor tenía su opinión: Rosa cree que no es necesario, A Jon no le gusta escribir sobre el amor ni el sexo; pero a los dos restantes les parece que es justo y necesario en cualquier novela, pero que necesita estar bien escrita.  A decir verdad, yo opino igual que los dos últimos.

 


Tras la firma de ejemplares de estos autores, toca cenar y rematar el día con un teatro negro: lectura dramatizada por Luiggi Ojanguren y Ana Martínez, presentada por su autor Vicente Marco.

 

·         Domingo 18 de junio de 2017:

 

Comenzamos la mañana con la presentación del juego de rol Hard-boiled por su creador Pedro Gil. No soy muy fan de los juegos de rol, pero este tiene tan buena pinta que me lo descargaré en cuanto pueda. Solo con decir que puedes crear tu propia historia, está 100% recomendado.
 

Después, seguimos con una llamada al autor de la saga Gay Flower, PGarcía. Hablamos con él sobre sus novelas y nos explicó aspectos sobre ellas y su personaje. Me llamó mucho la atención porque esta saga se comenzó a escribir en época de censura y tocar un tema tan tabú como era la homosexualidad me pareció sensacional, e incluso me quedé con ganas de leer alguna entrega.
 
 

Continuamos con Muchachada noir, un espacio dedicado a los jóvenes recién aficionados a la novela negra. En este acto tuvo lugar la entrega y lectura de relatos del IX Premio Provincial “Ángel Luis Mota”, entrega del I Premio de Microrelato “Margarita Negra” de Seseña y, por último, la presentación del Book-tráiler de “Tom Z Stone” por alumnos del Instituto “Margarita Salas” (Seseña).
 
Casi ya para acabar, tuvo lugar el acto que cerró  este V encuentro de novela negra y seguramente el más esperado por todos, la entrega del VI Tormo Negro a Carlos Bassas por Siempre pagan los mismos, a cargo de María Ángeles Zurilla y Sergio Vera.
 
Después de derramar algunas lágrimas y que Carlos firmase sus ejemplares, dimos por finalizado este maravilloso festival dedicado al género negro.

 Para terminar, agradecer a todos los que pusisteis vuestro granito de arena en hacer que todo esto fuera posible, especialmente a la familia Vera Valencia.
 
 

¡Espero volver a repetir esta experiencia el año que viene!

miércoles, 21 de junio de 2017

ARIGATO


Ya no sé ni cómo dar las gracias por este V Encuentro de novela criminal, por este inolvidable fin de semana.
Por eso, y porque nos despedimos del País del Sol Muriente, he decidido hacerlo a la japonesa.

Arigato a Ángel Tomás, Marta Segarra, María Ángeles Zurilla, Ramón Freire y Antonio López, patrocinadores del evento, con mención especial a Conchi, la encargada del estupendo salón de actos de la Delegación Provincial de Educación, Cultura y Deporte, al que amenazamos con volver el año que viene.

Arigato al Hotel Torremangana por un trato cinco estrellas, al Restaurante PIT´S por unos platos de tres tenedores y cuatro cuchillos, y a la cadena SER, con Paco Auñón a la cabeza, por darnos voz durante semanas.

Arigato a la gente del club de lectura que han estado ahí desde el principio y hasta el final. Desde el comienzo de curso hasta la clausura del festival, porque sin vuestro apoyo y entusiasmo, esta locura no tendría sentido.

Arigato a Irina , Teresa Gago, Alba, Manu, y todos los seseñoritos y seseñoritas del Instituto Margarita Salas de Seseña y a sus profesores, especialmente a la organizadora de las Jornadas Margarita Negra Ana López, por hacerme recuperar la fe en el futuro y en la promoción de la lectura. Con vuestro apoyo, esto solo es el principio de algo grande.

Arigato a Marta Marne, por ser la mejor jefa de prensa del país y conseguir que nos conozcan hasta en Cuenca.

Arigato a todos los escritores que desinteresadamente han venido al encuentro. A Domingo Villar por el mejor pregón de la Historia, a Carlos Bassas por su katanazo con lengua, a Víctor del Árbol y Lorenzo Silva por su lección de humildad y literatura, a Carlos Salem por sus versos y sus palabras, a Mona León y Fermín Agustí por una charla de miedo, a Ana Torres por su encanto y su encantador taller para niños, a José Miguel Mulet por su certera y didáctica autopsia a la ciencia forense, a Rosa Ribas y Carlos Bassas por su lucha por la igualdad de género en el género, a Alex Martín Escriba y Javier Sánchez Zapatero por una conferencia pata negra, a Juanra Fernández y su equipo por una mesa de película, a Nieves Abarca, Jon Arretxe, Rosa Ribas y Carlos Salem por la orgía de risas, a Vicente Marco, Luiggi Ojanguren y Ana Martínez por ser los hijos de puta con más gracia del mundo, a Pedro Gil por su generosidad y por desvelarnos los misterios del rol, a PGarcía por Gay Flower y su conocimiento enciclopédico, a Miguel Mula y Ana López por ayudarnos a crear Cantera, a María Ángeles Zurilla por su entrega y por entregar el Tormo Negro, y una vez más, a mi hermano Carlos Bassas, por ser y estar, por ser como es y estar siempre ahí.

Pero por encima de todo, arigato gozaimasu a mis padres, que están a mi lado todo el día y todos los días, arrimando el hombro para que las Casas Ahorcadas no cierren ni siquiera por vacaciones.

Antes de despedirme, me gustaría haceros un regalo, dos por el mismo precio: el insuperable pregón de DomingoVillar y el ya clásico montaje fotográfico del festival.

Larga vida a las Casas Ahorcadas, ¡y hasta el año que viene!


sábado, 3 de junio de 2017

La Roja 2017: Selección española del crimen literario del V encuentro las Casas Ahorcadas



 
¿Aún no sabes quiénes son los presuntos invitados al festival de este año?

 Te los presentamos con pelos y señales… del delito. Porque si haces clic en sus nombres, encontrarás no solo la tópico-típica información sobre su vida y su obra  sacada de su ficha policial, sino además una selección de relatos y reseñas de sus mejores crímenes, para que te hagas una idea de su modus operandi y de cuáles son sus obras más recomendables para matar el rato.

 
Empezamos por Lorenzo Silva, el capitán de la selección española del crimen. Es el capitán de “la Roja”, porque es el autor con el que me inicié en el género negro, y uno de los grandes culpables de que  ahora estés leyendo estas líneas.
 
¿Piensas  que la novela negra es literatura menor? No has leído a Víctor del Árbol.

 ¿Te gustan las novelas en que sospechas hasta del editor? ¿Te pirra Galicia, pero no tienes pasta para ir? No te pierdas a Domingo Villar.
¿Lo tuyo  es la prosa poética? ¿Y las tramas ingeniosas con toques de erotismo? Prueba con Carlos Salem.

¿Eres inmune  a las noticias sobre inmigrantes ilegales? Necesitas urgentemente un tratamiento de choque, a base de libros de Jon Arretxe.
¿A que piensas que la crisis es para los de siempre?  No, no  te leo la mente. Leo a Carlos Bassas.

¿Estás empezando a escribir algo más que listas de la compra?  Deja que te presente a un maestro, Vicente Marco.
¿Crees  que la ficción criminal escrita por mujeres es más rosa que negra? Eso es que no conoces a Rosa. Rosa Ribas.

¿De mayor quieres ser profiller?  Pues deja de hacer perfiles en Facebook y lee a los criminólogos Vicente Garrido y Nieves Abarca.
¿Te imaginas mezclar a Raymond Chandler con el cine del destape? No te esfuerces, y dale una oportunidad a PGarcía, el creador de Gay Flower,  nuestro autor homenajeado de este año.

 
Y hasta aquí, el once inicial de La roja de este año. Si  no los has leído, ¿a qué estás esperando?
Y si ya lo has  hecho… ¡estás tardando en venir a conocerlos!

PGARCÍA





¿Te imaginas mezclar a Raymond Chandler con el cine del destape? No te esfuerces, y lee a PGarcía.

 
El prolífico guionista y escritor José García Martínez-Calín (Valencia, 1932), más conocido como PGarcía, es uno de los máximos exponentes del humorismo patrio. Estudió Ingeniería Química, profesión que ejerció durante ocho años, aunque ha dedicado los últimos sesenta a explorar los resortes de la carcajada. Y desde hace décadas es presidente emérito de la Academia Española del humor.

A lo largo de su carrera, PGarcía ha publicado más de 25.000 artículos en revistas ya míticas como La Codorniz, innumerables guiones para radio y televisión, varias obras de teatro y una treintena de títulos, entre los que destacan El libro de los Muertazos (1965), Los chistes de Franco (1977) y sobre todo, la inclasificable serie protagonizada por el detective Gay Flower.

La serie es una sátira erótico-festiva del hard-boiled, que parodia a los clásicos americanos, repleta de guiños irónicos a novelas como The Big Sleep (El calzoncillo eterno) y a sus más célebres sabuesos, como Archer o el mismísimo Marlowe.

Historias muy ingeniosas y originales, con diálogos absurdos y escenas surrealistas que juegan con los clichés invirtiendo los estereotipos de género en el género. Y es que, aunque el guapísimo de Gay hace honor a su nombre, pues de hecho está considerado el primer detective homosexual de la literatura española, su patente preferencia por los hombres no es obstáculo para que toda clase de exuberantes féminas intenten llevarse al pobre Flower al huerto (y nunca mejor dicho). Caricaturescas femmes fatales como Betty Jo Trevillyan, una despampanante inspectora de policía albina apodada “La mantis” por acostarse con compañeros y delincuentes antes de enviarlos a misiones suicidas, o Azalea Moriarty, una irresistible descendiente del archienemigo de Holmes que utiliza sus muchas y mortíferas armas de mujer para acabar con los grandes investigadores de la Historia.

Personajes tan bizarros e irreverentes como los casos a los que tendrá que enfrentarse Flower en Los Ángeles de los 40, como el vampiro seminal de Pasadena, que ejecuta a sus víctimas dejándolos literalmente secos, o el del intento de asesinato de Cary Grant con unos supositorios XXL rellenos de droga adulterada.

Y eso es solo una pequeña muestra de la irrepetible serie Flower, cuyos primeros relatos vieron la luz en revistas masculinas en 1977. Y solo un año después, nuestro carismático protagonista dio el salto a la novela en Gay Flower, detective muy privado en la legendaria editorial Sedmai (donde años más tarde aparecerían Prótesis y Un beso de amigo entre otros clásicos del noir ibérico). Y durante los ochenta protagonizó numerosas nouvelles publicadas por la todopoderosa editorial Planeta.

A pesar de la popularidad de la que Flower gozó en su momento, lamentablemente la serie ha caído en el olvido y solo algunos eruditos universitarios la recuerdan.

Por eso, aunque en espera de que aparezca la recopilación definitiva de la serie Gay solo pueda encontrarse en librerías de ocasión, desde las Casas Ahorcadas queremos rendirle un sentido homenaje al maestro PGarcía cuando se cumplen cuarenta años del nacimiento de su investigador, compartiendo con vosotros un fragmento de El nombre es Flower (1982), en un intento por reivindicar el que sin duda es uno de los grandes personajes de la novela negra de la Transición.